Se apaga la voz de una plegaria de más de 4 décadas